Todas las mujeres sueñan con tener una piel de porcelana, luminosa y sin imperfecciones. Desafortunadamente, la perfección no existe. Voluntariamente o no, nuestro rostro es muchas veces puesto a prueba. Entre la contaminación, el uso constante de maquillaje, el estrés, las hormonas, una dieta hipercalórica o productos inadecuados, nuestra piel se ve agredida constantemente. Por no hablar de la pérdida de elasticidad del tejido cutáneo ligada al envejecimiento prematuro. Resultado: nuestros poros se obstruyen con exceso de sebo y células muertas. Eventualmente se expanden y se vuelven muy visibles. En contacto con el aire, el sebo se oxida y acaba ennegreciendo, de ahí la formación de los puntos negros, esos antiestéticos comedones oscuros que nos envenenan la vida. ¡La pesadilla de la piel mixta a grasa! Se necesita una limpieza profunda…

Generalmente, aparecen en las zonas más grasas: la frente, la nariz y la barbilla (la famosa zona T). No intentes perforarlos para deshacerte de ellos, corres el riesgo de agravar la situación al causarte manchas en la cara que muchas veces terminan formando granos. Juguetear con las espinillas con las uñas siempre es una mala idea: puede causar una infección que con demasiada frecuencia deja marcas o cicatrices. Lo ideal es realizar una limpieza profunda del rostro para encontrar una piel clara, rejuvenecida y sin imperfecciones. ¡Sigue nuestros pequeños consejos económicos!

¿Qué es una limpieza facial profunda?

La limpieza facial profunda es un tratamiento que ayuda a reducir las impurezas de la piel debidas a la polución o a los restos de maquillaje: mejorará así la textura de la piel, eliminando los puntos negros, revitalizándola y dándole un aspecto más terso y luminoso. La epidermis volverá a respirar para regenerar las células que estimulan la producción de colágeno y elastina.

Además, el ritual de limpieza profunda te permitirá tener una tez menos apagada y cansada, reducir las ojeras y atenuar las líneas de expresión. Por último, mejora notablemente la absorción de tu crema hidratante habitual.

Según un reciente estudio publicado en el Asian Journal of Beauty & Cosmetology, uno de los productos estrella para la limpieza facial no es otro que el jabón neutro, ya que no contiene ingredientes agresivos para la piel, conserva su elasticidad y favorece su hidratación natural.

¿Cómo realizar una limpieza facial profunda para rejuvenecer tu piel?

Paso 1:  lávate la cara por la mañana con un jabón neutro o con ingredientes 100% naturales, como miel, avena o aloe vera. Realiza movimientos circulares con la yema de los dedos para activar la circulación de tu piel.

Un humectante natural, la miel es rica en antioxidantes, aminoácidos, vitaminas (B y C), oligoelementos y minerales. ¿Su fuerza? Mantiene el agua en la epidermis, estimula la cicatrización, elimina las toxinas y promueve la regeneración celular. Resultado: ¡la piel está profundamente nutrida, más flexible, suave y rejuvenecida!

Por su parte, la avena también tiene virtudes para mejorar la textura de la piel. Absorbe el exceso de sebo, protegiendo así el rostro de puntos negros y acné. Y esto, en especial gracias a su aporte de zinc que acaba con las bacterias responsables de la aparición de las espinillas.

Reconocido por sus beneficios sobre la piel desde la Antigüedad, el Aloe Vera lucha contra el envejecimiento cutáneo y participa activamente en la renovación celular. Esta planta antiinflamatoria fortalece la elasticidad de la epidermis y reduce las arrugas, en favor de una piel más joven y firme.

Paso 2:  Cuando vuelvas a limpiar tu rostro, usa agua de avena para mantener tu piel hidratada y neutralizar su pH.

Rica en agua, lípidos y proteínas, la avena también es conocida por hidratar profundamente y mantener la flexibilidad de la piel.

poros de vapor

pinterest-logo

Vapor para cerrar poros – Fuente: spm

Paso 3:  Para abrir y limpiar los poros de tu  piel , se recomienda utilizar vapor una o dos veces por semana. Esto eliminará las espinillas y los puntos negros del acné.

Recuerda que los poros son pequeños folículos pilosos. Pueden expandirse rápidamente cuando se obstruyen con exceso de sebo o impurezas. Si tienes la costumbre de reventarte los puntos negros, esto también provoca esta dilatación. Para paliar el problema, la limpieza y exfoliación de la piel son fundamentales. El baño de vapor también es una forma natural muy popular de cerrar los poros dilatados y hacerlos menos visibles.

Modo de empleo: Calentar medio litro de agua en un cazo hasta el punto de ebullición, añadiendo manzanilla o lavanda. Retire con cuidado del fuego, deje reposar unos minutos para que los ingredientes liberen sus propiedades astringentes. Luego, acércate a tu cara a 30 cm de distancia y coloca una toalla sobre tu cabeza para que el vapor penetre en tu cara de manera efectiva.

Paso 4:  Exfolia tu rostro para eliminar las células muertas de la piel y deshacerte de los puntos negros. Aunque hay muchos exfoliantes industriales, se recomienda preparar uno directamente en casa. Además de económicos, estos ingredientes no te irritarán porque son 100% naturales.

He aquí cómo preparar un exfoliante casero, perfectamente adecuado para el problema de los puntos negros:

Ingredientes :

azúcar

pinterest-logo

Azúcar – Fuente: spm

  • ½ cucharada de azúcar (preferiblemente moreno)
  • Dos cucharadas de copos de avena
  • Una cucharada de avena granulada
  • Cinco cucharadas de yogur natural

Preparación :

Mezcla todos los ingredientes hasta formar una pasta, luego aplícala sobre la piel de tu rostro  , masajeando con movimientos circulares para que la exfoliación penetre bien. Concéntrese especialmente en la zona T: frente, nariz y mentón. Finalmente, enjuague bien con agua tibia.

Aplica este exfoliante como máximo una vez por semana para no agredir tu piel. Y no olvides aplicar siempre tu crema hidratante después de cada exfoliación.

Bueno saber: el azúcar moreno es un excelente exfoliante natural. Ayudará a eliminar las células muertas, retrasará el envejecimiento de la piel y activará la renovación celular. ¡La apariencia suave es rápidamente visible!

Paso 5:  Aplica una mascarilla de aloe vera para hidratar profundamente tu piel, haciéndola más flexible y suave.

Mismo principio que para la exfoliación, te aconsejamos que prepares tu mascarilla hidratante en casa. Mira esta receta fácil de preparar:

gel de aloe vera

pinterest-logo

Gel de aloe vera – Fuente: spm

Ingredientes :

  • Un gel de hoja de aloe vera
  • Una cucharada y media de miel
  • Una cucharadita de aceite de oliva, coco o almendras (¡dependiendo de lo que tengas a mano!)

Preparación :

Mezcla todos los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea en forma de pasta. Aplicar sobre el rostro limpio y dejar reposar durante 30 minutos antes de limpiar con una toalla limpia y húmeda. Enjuague bien con agua.

El resultado es muy prometedor: ¡su piel está calmada, suave, perfectamente hidratada y rejuvenecida!
Haz esta mascarilla 3 veces por semana para combatir la deshidratación y la piel seca.

Nota: los aceites recomendados son ricos en antioxidantes, ácidos grasos y vitaminas (E y K). ¡Aportan un auténtico brillo a la piel!

Paso 6:  Cierra los poros de tu rostro con un tónico para una piel más limpia, más clara y más suave.

Paso 7:  Siempre use crema hidratante para evitar la sequedad y la flacidez de la piel.

Paso 8:  Aplica un buen protector solar diariamente para proteger tu piel de los efectos nocivos de los rayos UV, prevenir el envejecimiento prematuro, las arrugas y las manchas. Es una importante prevención para mantener un rostro suave, terso y vitalizado.

Consejos para mantener una piel sana

Belleza y estilo de vida van de la mano. Para mantener una piel bella, joven y radiante, es necesario tener un estilo de vida más saludable. Una dieta equilibrada, una hidratación diaria y un buen ciclo de sueño siguen siendo tus mejores aliados. Para aliviar el estrés o la ansiedad, ¡el ejercicio físico y la meditación serán de gran ayuda!

Cuidado con los sibaritas: una dieta demasiado rica en azúcares refinados y alimentos procesados ​​favorece la aparición de puntos negros, espinillas y otras imperfecciones de la piel. En su lugar, apuesta por frutas y verduras: especialmente zanahorias, pepinos, alfalfa, remolacha, perejil y apio. Ayudan a eliminar eficazmente las toxinas de la piel.

Asegúrate de beber dos litros de agua al día para mantener una buena  hidratación  y limpiar el cuerpo.

¡Quítate el maquillaje y lávate la cara todas las noches antes de ir a la cama!

Ahora que ya sabes cómo limpiar tu rostro en profundidad, te recomendamos encarecidamente que incluyas estos pasos en tu rutina de belleza al menos una vez al mes. ¡Notará rápidamente cambios significativos!