Según algunas leyendas, los gatos tienen 9 vidas. Lo creamos o no, todavía tenemos derecho a preguntarnos: pero ¿cómo se las arreglan para trepar tan alto en árboles o edificios y, a veces, salir ilesos sin la ayuda de nadie? Por supuesto, la mayoría de las veces, cuando los humanos ven a los gatos en lo alto y angustiados, intentan salvarlos sin pensar. Pero, sería bueno detenerse en este fenómeno. ¿Por qué a veces suben tan alto cuando no pueden bajar?

Si tu mascota vive en una casa, al ser muy independiente, tenderá a deambular por las habitaciones o el jardín. Pero, una de sus actividades favoritas es subirse a los techos o trepar a los árboles. Es una sensación de poder, pero también un recordatorio de su naturaleza depredadora. El hecho de estar en altura le permite tener una visibilidad más global sobre todo lo que ocurre en el entorno. También es el lugar donde se siente más tranquilo, alejado de la agitación social y resguardado de cualquier posible peligro (ruidos agudos, perros agresivos, extraños, etc.). Del mismo modo, si tu gato vive en un piso, sentirá la necesidad de subirse al tejado, por ejemplo. Lo más curioso es esta costumbre de escalar en lo alto de los árboles a la velocidad del rayo. Este espectáculo es bastante intrigante: porque inmediatamente comienza a maullar fuerte para hacernos entender que ya no puede bajar. Su propietario o cualquier persona que se encuentre en las inmediaciones deberá acudir en su auxilio. ¡Descubre por qué se atasca!

gato en un árbol

pinterest-logo

Gato en un árbol – Fuente: spm

¿Por qué a los gatos les gusta trepar a los árboles y no pueden bajar?

El hecho de que un gato pueda escalar rápidamente la superficie vertical de un árbol no sorprenderá a nadie. Es un depredador que puede llegar a la cima en segundos. Y las razones se explican por sí mismas:

  • El animal busca instintivamente el lugar más seguro .
  • El gato está seguro de que el enemigo no lo perseguirá tan alto.
Humano ayudando a un gato a bajar de un árbol

pinterest-logo

Humano ayudando a un gato a bajar de un árbol – Fuente: spm

¿Por qué no puede arreglárselas solo sin la ayuda de nadie?

Después de tal escalada, es común ver a un gato completamente atrapado en la parte superior del árbol. Huir o trepar tan alto en el árbol es una cosa, pero volver a bajar es otra. Es mucho más difícil. Como decíamos, tu gato tiene varias razones para querer surcar los cielos: ya sea para escapar de cualquier peligro, o para tener una visión general y clara del entorno, o incluso para perseguir a posibles presas. .

Y si logra trepar tan alto en los árboles es gracias a sus garras curvadas hacia atrás. Y precisamente, como explican algunos expertos, anatómicamente hablando, el gato no puede bajar con facilidad porque sus garras apuntan hacia arriba. Para poder descender con seguridad, se supone que debe hacerlo con las nalgas hacia abajo. Una posición muy incómoda, poco tranquilizadora y nada instintiva. Naturalmente, preferirá en gran medida descender de cabeza. Excepto que obviamente es muy peligroso y, por lo tanto, inevitablemente, si tiene mucho miedo, pedirá ayuda más fácilmente. Sin embargo, debes saber que los gatos exogámicos son más inteligentes que los demás y al cabo de un tiempo acaban cayendo solos. A diferencia de los purasangres, que con mayor frecuencia requieren asistencia humana.

¿Cómo ayudar a un gato atrapado en un árbol?

Después de unas horas, algunos gatos muy inteligentes siempre encuentran la manera de bajar. Otros, en cambio, paralizados por el miedo, nunca lo logran solos. ¿Tu gato está en apuros? En primer lugar, prueba a cebarlo con comida colocada al pie del árbol: un gato muy hambriento puede sentir de inmediato cómo le crecen las alas. Si el felino se queda a pesar de todo en su rincón, todavía asustado, es mejor elegir una forma eficaz de abatirlo. Quizás con la ayuda de una tabla sólida que pueda tranquilizarlo y ayudarlo a iniciar el descenso. Si optas por ir directamente a buscarlo usando una escalera, ten mucho cuidado. Como medida de seguridad, sería mejor que la persona que pueda rescatar al gato sea el dueño o uno de los miembros de la familia.

gato maullando

pinterest-logo

Gato maullando – Fuente: spm

¿Por qué mi gato maúlla tanto en casa?

Los gatos maúllan por muchas razones . Por verdadera incomodidad o simplemente para pedir un poco de cariño o atención.

Estos son los principales contextos:

  • Él sufre de algún dolor

El primer paso a considerar es un examen completo en el veterinario. Muchas enfermedades pueden hacer que un gato sienta hambre, sed o dolor. Esto puede conducir a un maullido excesivo. También puede desarrollar una tiroides hiperactiva o una enfermedad renal: ambas pueden provocar vocalizaciones no deseadas.

  • solo te saluda

Muchos gatos maúllan cuando su dueño llega a casa o incluso cuando lo acaban de ver en alguna de las habitaciones de la casa. Es un hábito difícil de romper, pero considérelo como un gato que expresa su alegría de verte .

  • El esta estresado

Los gatos estresados ​​a menudo se vuelven más vocales. Una nueva mascota o la llegada de un bebé, una mudanza o cambios en el hogar, una enfermedad o la pérdida de un ser querido pueden convertir a tu gato en un auténtico conversador. Trate de averiguar qué es lo que estresa a su mascota y ayúdelo a adaptarse al cambio. Si eso no es posible, presta especial atención para ayudar a tu gato a calmarse.

  • Tiene hambre

Algunos gatos maúllan cada vez que alguien entra a la cocina, con la esperanza de morderlos como un pequeño refrigerio. Es cierto que muchos gatos se vuelven muy ruidosos a medida que se acerca la hora de comer. Si este hábito te molesta, deja de alimentar a tu gato tan pronto como lloriquee. Espera hasta que esté tranquilo para alimentarlo y no le des golosinas sistemáticamente cuando maúlla. Si eso no funciona, consigue un dispensador automático de croquetas que el gato pueda operar por sí mismo. ¡Ya no te molestará!

  • el esta buscando atencion

A pesar de lo que algunas personas piensan, a los gatos no les gusta mucho estar solos. Suelen maullar para iniciar el juego, las caricias o para que les hables. Si quieres reducir sus maullidos, deja de responder cada vez. Solo préstales atención cuando estén callados. Si vuelve a maullar, aléjate. Pero nunca ignores a tu mascota. Pase tiempo de calidad con él todos los días, juegue, arréglelo y hable con él. Por último, dite a ti mismo que un animal cansado siempre está más tranquilo y sereno.