Press ESC to close

Trucos y consejos para el cuidado de una planta de albahaca

¿Finalmente te has enamorado de una bonita planta de albahaca, pero no sabes cómo regarla y mantenerla? No te preocupes, te damos las claves para que tu albahaca crezca y florezca. ¡Adopta los gestos correctos para aprender a mantener y regar tu albahaca en maceta!

La albahaca (ocinium bailicum) es una planta originaria de muchas regiones tropicales de Asia. Mmm ! Las hojas de albahaca se utilizan en muchas recetas en la cocina. Las variedades de albahaca más utilizadas son la albahaca común y la albahaca genovesa (especialmente utilizada en platos de pasta). Si quieres mantener tu planta, ¡te desvelamos todos nuestros consejos para cuidarla en casa!

¿Cómo cuidar una planta de albahaca? Sugerencias y consejos

La albahaca es una hierba aromática y medicinal muy utilizada en la medicina tradicional y en la cocina de todo el mundo. Sin embargo, la albahaca en maceta o la planta de albahaca pueden morir rápidamente y sin razón aparente. Desde enfermedades fúngicas hasta errores de cuidado, aquí le mostramos cómo cuidar esta planta para mantenerla saludable durante mucho tiempo. Tú decides !

¿Cómo se debe regar la albahaca? Riego suave tanto en interior como en exterior…

Para evitar que la albahaca se pudra, es fundamental regarla adecuadamente. Preste atención a la humedad del suelo y riéguelo, sin inundar la mezcla para macetas de la planta. Si la planta muestra signos de enfermedad, es fundamental actuar lo antes posible para salvarla. Además, asegúrese de que la planta se drene bien después del riego y deje que la tierra se seque entre ciclos de riego. Con estos cuidados básicos, disfrutarás de esta hierba fresca y sabrosa durante todo el año.

¿Qué exposición se necesita para la albahaca? ¿Sombra o sol?

Además de su riego, que debe realizarse correctamente, esta planta debe recibir suficiente luz solar y estar protegida de condiciones climáticas extremas como corrientes de aire y temperaturas demasiado frías o, por el contrario, demasiado calientes. Por lo tanto, la albahaca puede crecer bien en un jardín, balcón, ventana o habitación interior con suficiente luz natural. Sin embargo, la planta puede sufrir una exposición prolongada y continua al sol, especialmente en lugares donde el clima es muy cálido.

¿Por qué se está muriendo mi albahaca en maceta?

Marchitez por fusarium

Fusarium oxysporum es un hongo que hace que las plantas, incluida la albahaca, se marchiten. Esta enfermedad fúngica prospera principalmente en climas cálidos y suelos ácidos. Los síntomas del marchitamiento por Fusarium son amarillamiento y secado de la planta con crecimiento reducido.Una vez que aparecen los primeros signos de esta enfermedad, las plantas de albahaca pueden morir dentro de los siete días.

antracnosis

El hongo llamado Colletotrichum es responsable de la antracnosis en la planta de albahaca como se explica en este estudio . Estas son lesiones que causan manchas negras en los tallos y hojas de la albahaca. Los cambios repentinos de temperatura entre noches cálidas y húmedas y noches frescas pueden causar esta enfermedad.

Pudrición de la raíz y enfermedad de las plántulas

Pythium ultimum y Phytophthora representan gérmenes que crecen principalmente en suelos húmedos y causan la pudrición de la raíz. Estas bacterias pueden propagarse a través de herramientas de jardinería, restos de plantas y bandejas sin esterilizar. Son responsables de la infección y pudrición de las raíces de la planta de albahaca, pero también del crecimiento deficiente de las plántulas.

¿Cómo trasplantar albahaca?

¿Acabas de comprar una planta de albahaca en la tienda y quieres trasplantarla? Si cultiva su albahaca a partir de semillas, espere hasta que las plántulas tengan dos semanas antes de trasplantarlas. Además, si el clima lo permite, puedes trasplantar tu albahaca en tu jardín o terraza; de lo contrario, tome una maceta de 20/25 cm de profundidad para una capacidad de 7 litros y coloque sus plántulas en ella. Siga la guía !

Necesitarás las siguientes herramientas:

  • Un recipiente más grande: ¿Por qué una maceta más grande? Para que permita que las raíces se extiendan mejor, debe ser al menos 5-7 cm más alto.
  • Un suelo similar: ¿Sabías que la albahaca prefiere suelos bien drenados con un pH neutro? Para evitar estresar a su planta al trasplantarla, la nueva mezcla para macetas debe ser similar a la que se plantó.

Los pasos a seguir:

  1. Espolvorea el recipiente nuevo con la nueva tierra para macetas a unos 2 cm del fondo de la maceta.
  2. Luego, agarre suavemente la olla original, coloque las manos en la parte inferior a los lados y gire la olla lentamente de manera uniforme.
  3. Presiona con las manos para que la planta se deslice fuera de la maceta.
  4. Luego coloque la planta en su nuevo contenedor. Si no puede alcanzar los 2 cm del borde de la maceta, agregue o quite la tierra de abajo
  5. Finalmente, espolvoree nueva tierra para macetas alrededor de la planta para reducir el espacio entre esta y la maceta que la alberga.

Una vez que su albahaca se haya asentado cómodamente en su nuevo recipiente, colóquela a la luz del día o al aire libre (¡si la temperatura lo permite!) y riéguela suavemente.

Ahora ya sabe no solo las cosas correctas que debe hacer para mantener su planta de albahaca, sino también los pasos a seguir para trasplantarla. Entonces, ¿a qué esperas para cuidarlo y disfrutarlo?