Delicioso para untar, perfecto para endulzar platos, gran ayuda para dolores de garganta y olas de frío, ingrediente mágico de las mascarillas de belleza para el rostro… Con un hermoso color amarillo dorado, utilizado en cocina, remedios y cosméticos, sus beneficios ya no están por probarse. Como puedes ver, esto es miel, este ingrediente natural milagroso para tener absolutamente en casa. Pero cuando se almacena, a veces tiende a cristalizarse y endurecerse, lo que lo hace menos fácil de usar. Aquí hay un gran truco para devolverle su textura líquida.

¿Quién nunca ha tenido la desagradable sorpresa de encontrar su tarro de miel todo duro en el fondo del armario? Y obviamente no se trata de sumergir su cuchara en ella … Tenga la seguridad de que si su miel se ha vuelto sólida, es solo que se ha cristalizado. He aquí cómo hacerlo líquido en minutos.

¿Por qué se endurece la miel?

La miel es un alimento natural producido por las abejas a base de néctar de flores. No perdamos de vista el hecho de que si las abejas hacen miel no es para complacer a los humanos, sino para alimentar a sus larvas y tener comida para el invierno en las celdas de la colmena. Por lo tanto, debe poder mantenerse durante mucho tiempo, por lo que se endurece. Este fenómeno se llama cristalización y es un proceso completamente natural que no daña el producto en absoluto. ¡Incluso es una garantía de autenticidad!

Lea también: ¿Cómo hacer una máscara de yogur para una piel radiante en otoño?

De hecho, la miel cristalizará más o menos rápidamente dependiendo de las flores que se utilizaron para hacerla. Cuanta más glucosa hay en una miel, más rápido se endurece, este es el caso de la miel de brezo o colza. Por el contrario, cuanto más rico es en fructosa, más permanece en estado líquido como la miel de castaño, abeto o acacia. La cristalización es más o menos lenta, pero es inevitable para la miel real. Si una miel no se ha endurecido después de varios meses de almacenamiento, es sospechosa.

La temperatura de almacenamiento también puede desempeñar un papel en el endurecimiento. Cuanto más bajo es, más rápido se cristaliza la miel. Por lo tanto, es aconsejable almacenar la miel a temperatura ambiente y nunca ponerla en el refrigerador. Cabe señalar que las diferencias de temperatura pueden alterar la calidad del precioso néctar.

Miel en la colmena

Un gran truco para hacer tu miel líquida

Entenderás, si una miel se endurece es más bien un signo de calidad, entonces no la tires, todavía tiene muchas cosas buenas para traerte. He aquí cómo hacerlo líquido de nuevo sin alterar su sabor y propiedades nutricionales:

1- Calienta agua en una cacerola para hacer un baño maría que no supere los 35° a 40°C, si no tienes termómetro, debes poder sumergir tu mano en ella sin quemarte. ¡Cuidado con que el peor enemigo de la miel es el sobrecalentamiento!

2- Sumerja su frasco en él con la tapa abierta, déjelo durante unos minutos hasta que se adelgace. Puedes removerlo para acelerar el proceso, pero suavemente porque a la miel no le gusta que se agite …

3- Dejar enfriar poco a poco fuera del fuego dejando la olla en la sartén para no provocar choque térmico. Cierre su frasco una vez que la miel se haya enfriado por completo porque, como es muy higroscópica, podría cargarse de humedad y perder calidad y sabor.

Otra técnica para encontrar una hermosa textura almibarada es poner su frasco de miel en un horno que se está enfriando. Por otro lado, se debe evitar el uso del microondas porque dañaría el famoso producto de la colmena.

Miel líquida

3 consejos para conservar tu miel

En primer lugar, es importante comprar miel de calidad, preferiblemente miel pura. Para preservar sus propiedades, una buena conservación es esencial. Aquí hay 3 consejos simples y efectivos recomendados por los apicultores:

Lea también: Preparaciones a base de miel para atletas

  • Prefiere frascos de vidrio herméticos a frascos de plástico.
  • Almacene lejos de la luz en un lugar seco y siempre cierre el frasco herméticamente porque los rayos UV y la humedad degradan el producto.
  • Conservar a temperatura ambiente y no superar los 25°C. No refrigerar.

Almacenada en buenas condiciones, la miel se conservará y se puede conservar durante varios meses o incluso años sin ningún problema. Por otro lado, a diferencia de algunos productos, no mejora con el tiempo…

Miel en frascos

Gracias a todos estos consejos ahora puedes disfrutar de tu miel, sus virtudes y aromas con confianza y a largo plazo. Y recuerda a la hora de elegir tu miel, que no todas tienen las mismas propiedades y texturas y que son los néctares florales los que marcan la diferencia.

Lea también: ¿Por qué es obligatorio lavar el frasco de miel antes de tirarlo?