Aparte de su vocación ornamental, las plantas de interior tienen muchos beneficios: purifican el aire que respiras eliminando toxinas, absorben la humedad, refrescan el ambiente, reducen el estrés y la ansiedad. Y la lista continúa. Por lo tanto, para disfrutar de todos sus beneficios y durar su longevidad, debe cuidarlos regularmente. Incluso es un pasatiempo muy agradable y gratificante. ¿Quieres que tus bonitas plantas verdes estén floreciendo, sanas y robustas? Aquí hay algunos consejos, basados en ingredientes naturales, que sublimarán sus plantas.

 

canela

Apuesta por este increíble dúo: canela y cáscaras de huevo para tus plantas

Aquí hay un remedio muy sabio para cuidar sus plantas de interior y ayudarlas a extender su vida útil. Una verdadera fuente de nutrientes, la canela es un excelente fertilizante que tiene múltiples propiedades nutricionales para estimular el crecimiento de las plantas y mantenerlas saludables. En cuanto a las cáscaras de huevo, ¡no las tires más a la basura! Están llenos de calcio y minerales para nutrirlos. Como beneficio adicional, mantienen alejadas todas las plagas que acechan alrededor.

He aquí cómo hacerlo: tome las cáscaras de huevo, lávelas bien y déjelas secar. Luego muélalos bien. A este polvo (200 g) agregue una cucharadita de canela, que también tendrá un efecto antimicrobiano y antimoho. Mezclar todo en el suelo bien excavado en la superficie de las macetas. Sus flores estarán nutridas, sanas y protegidas de enfermedades.

Lea también: ¿Cómo usar la canela para proteger las plantas de interior de insectos y moho?

Bicarbonato

Bicarbonato de sodio, el arma antimoho

¿Estás buscando una solución natural para salvar las flores atacadas por el moho? La solución está en tu cocina: puede que nunca lo hayas pensado, pero el bicarbonato de sodio es un aliado de elección para proteger tus plantas contra hongos y otras enfermedades comunes como el mildiú polvoriento y el tizón tardío. Este polvo blanco también previene la aparición de moho.

¿Cómo aplicarlo? Cava la tierra de la superficie de la maceta y retírala suavemente sin llegar a las raíces. En un tazón, prepare el suelo para las flores, espolvoree una cucharadita de bicarbonato de sodio sobre él y mezcle bien. Ponga esta tierra en una maceta y compacte ligeramente. Como beneficio adicional, ¡los insectos no pasarán por allí!

¿Acabas de recibir un bonito ramo de flores frescas? Si no quieres que se desvanezcan demasiado rápido, hay un truco que te ayudará a disfrutarlos por más tiempo. Simplemente agregue un poco de bicarbonato de sodio al agua limpia del jarrón.

Además, este polvo blanco también es conocido por limpiar las hojas de las plantas de interior. Será muy útil para eliminar el polvo y todos los residuos de suciedad: remoje una toalla húmeda con un poco de bicarbonato de sodio y frote suavemente las hojas sucias y opacas. ¡Volverán a brillar!

farine de maïs

Almidón de maíz: ¡para combatir las manchas negras en las plantas!

A nadie le gusta ver sus plantas de interior cubiertas de manchas negras. Desafortunadamente, debido a bacterias, plagas, enfermedades fúngicas, falta de nutrientes o, a veces, riego excesivo, estas manchas terminan apareciendo en las hojas. Como medida de precaución, para evitar la contaminación, es necesario eliminar todos aquellos que estén demasiado afectados y que no puedas guardar. Y para prevenir este fenómeno o tratar aquellos que revelan solo unos pocos puntos negros, existe un remedio casero muy efectivo: un tratamiento a base de almidón de maíz. Promueve el crecimiento de un buen hongo que compite con hongos dañinos que causan enfermedades, como las manchas negras. ¡Esta harina también proporciona a las plantas algunos nutrientes adicionales!

He aquí cómo: necesitará 1/2 taza de almidón de maíz por planta y un poco de corteza de pino de mantillo. Espolvoree la harina alrededor de cada planta, luego cúbrala con una capa de mantillo de corteza.

Lea también: ¿Por qué es importante espolvorear sus plantas con canela?

Manzanilla para proteger las plántulas

Finalmente, este truco es especialmente beneficioso al comenzar las plántulas. Si no quieres verlos morir por amortiguación (cuando la parte superior de las plántulas cae simplemente porque el tallo se ha podrido), puedes usar té de manzanilla. Este último contiene azufre que evita la pudrición y combate los hongos.

¿Cómo proceder? Remoje una bolsa de té de manzanilla en un litro de agua fría durante 15 a 20 minutos. Vierta la solución en una botella de spray y espolvoree sobre las plántulas y las plantas jóvenes. También puedes usarlo para regar plantas desde abajo.

Lea también: Este champú casero con café y canela promueve el crecimiento del cabello