Durante la temporada de invierno, el radiador se vuelve imprescindible ya que garantiza nuestro confort. Sin embargo, su uso diario puede aumentar rápidamente la factura energética. Esto plantea la cuestión de cuál es la mejor forma de utilizar el radiador en casa para ahorrar energía. ¡Aquí hay 5 errores que debes evitar al usarlo!

La calefacción es una de las partidas de mayor gasto de los hogares franceses. Según un informe de Ademe, por sí sola representa el 27,6% del consumo energético de una vivienda. Por lo tanto, es fundamental prestar atención a ciertos gestos contraproducentes. Aunque parezcan triviales a primera vista, estas acciones solo aumentarán su factura de energía.

¿Cuáles son los errores a evitar al usar el calentador?

Al intentar aumentar la temperatura de la casa,   se pueden cometer algunos errores comunes . Al evitarlos, podrá calentar su hogar de manera eficiente y mantener sus facturas de energía lo más bajas posible.

  • Instalar el radiador en el lugar equivocado

Ubicación del radiador debajo de las ventanas.

pinterest-logo

Ubicación del radiador debajo de las ventanas. fuente: spm

Para calentar tu hogar de manera uniforme, es importante pensar en la ubicación de los radiadores. De hecho, hay ciertos lugares donde no deben colocarse. No es necesario, por ejemplo, instalarlo en un pasillo o habitaciones grandes que no estén muy ocupadas. Del mismo modo, evita colocarlos en lugares desordenados que impidan que el calor se propague de manera uniforme. Es recomendable colocarlos cerca de las ventanas, respetando un espacio mínimo de 12 cm entre el suelo y el radiador.

  • Sobrecargar el radiador con ropa húmeda

Colgar  la ropa sobre el radiador  puede ser una solución práctica para secar la ropa en invierno. Sin embargo, esta acción puede reducir considerablemente la eficiencia de la calefacción y, por el contrario, provocar un aumento del consumo energético. De hecho,  la ropa mojada evitará que el calor se propague adecuadamente y también corre el riesgo de crear moho y deteriorar el aire interior. De la misma manera, es importante asegurarse de que las cortinas no interfieran con la difusión del calor en su hogar.

  • No dar servicio al radiador

Mantenimiento de radiadores

pinterest-logo

Mantenimiento de radiadores. fuente: spm

El mantenimiento periódico de los radiadores es fundamental para garantizar su correcto funcionamiento. Al menos, una vez al año, tienes que pensar en purgar tus dispositivos. Esta acción consiste en dejar salir el aire que ha entrado en el circuito de calefacción y que impide que el agua circule por el radiador. El otro paso importante es limpiar los radiadores desempolvando regularmente las distintas superficies y los rincones inaccesibles del dispositivo. El aparato podrá así difundir mejor el aire caliente en el interior de la vivienda.

  • Ajuste el calentador a la temperatura más alta

El otro error común al usar el calentador es subir el termostato al máximo. Este gesto aparentemente práctico ciertamente no calentará su interior más rápido.  Por el contrario, solo aumentará tu factura de la luz a final de mes. Para evitar el derroche de energía, opta por dispositivos con termostatos y programadores. Otro consejo útil: no apagues la calefacción al salir de casa. Este último consume más energía al volver a encenderlo que al mantenerlo en funcionamiento.

  • Olvidarse de ventilar el interior de la casa usando el radiador

Ventanas abiertas

pinterest-logo

Ventanas abiertas. fuente: spm

Al olvidarse de abrir las ventanas de vez en cuando, su interior puede humedecerse y revelar ciertos inconvenientes como el moho y los olores a humedad. Este aire húmedo, que ya no se puede evacuar, impedirá así que el calor se propague correctamente por las estancias de tu hogar. Cabe señalar que el aire seco y renovado requiere menos energía para calentarse.  Entonces es recomendable ventilar su casa dos veces al día durante 10 minutos.

Como habrás entendido,  ciertas acciones contraproducentes  relacionadas con el radiador aumentan innecesariamente la factura de la luz. No dudes en reforzar el aspecto “cocooning” en el interior de tu hogar (luz, moqueta, cortinas, etc.). Este último puede ayudarte a crear un clima cálido dentro de tu hogar sin gastar mucho dinero y sin mucho esfuerzo.