Origen e historia de la malvarrosa

Hollyhock  (Alcea rosea) es una  planta herbácea perenne de la  familia Malvaceae .

Es nativo del oeste de Asia, particularmente de la región del Mediterráneo oriental. La malvarrosa se introdujo en Europa en la Edad Media, donde rápidamente conquistó los jardines y espacios verdes de los monasterios gracias a su belleza y rápido crecimiento.

Hoy en día, esta planta está ampliamente distribuida por todo el mundo y es particularmente apreciada por sus majestuosas flores que pueden alcanzar hasta los 3 metros de altura.

Características botánicas de la Malvarrosa

La malvarrosa es una planta perenne caracterizada por un  tallo erecto y robusto , que puede alcanzar de 1,5 a 3 metros de altura.

 Las hojas de Hollyhock son alternas, palmadamente lobuladas y dentadas, con una apariencia  vellosa Las  flores  solitarias o agrupadas son grandes y en forma de embudo, con pétalos redondeados y de varios colores, que van desde el blanco, rosa, rojo, amarillo, morado e incluso negro.

Las flores suelen florecer de junio a septiembre, lo que brinda un espectáculo colorido y llamativo.

Las malvarrosas son polinizadas   por insectos, especialmente abejas y mariposas. Los  frutos  de la Malvarrosa son cápsulas circulares que contienen muchas semillas, que aseguran la reproducción y diseminación de la planta.

Variedades de la Malvarrosa

Hay muchas  variedades de Hollyhocks , que difieren en color, forma y tamaño.

Algunas de las variedades más populares incluyen:

  • Alcea rosea ‘Nigra’  : Esta variedad es muy apreciada por sus flores de color negro intenso, que aportan un toque de elegancia y misterio al jardín.
  • Alcea rosea ‘Chater’s Double Mix’  : Esta variedad ofrece flores dobles en una variedad de colores, que van desde el blanco, rosa, rojo, amarillo y morado, que aportan un efecto espectacular y exuberante al jardín.
  • Alcea rosea ‘Halo’  : esta serie de malvarrosas se caracteriza por flores de dos tonos, con un anillo contrastante alrededor del centro de la flor.
  • Alcea rosea ‘Albaricoque’  : Como su nombre indica, esta variedad ofrece flores de un delicado y luminoso color albaricoque.
  • Alcea rosea ‘Majorette Mix’  : Esta variedad enana es ideal para jardines pequeños o espacios reducidos, ya que no supera el metro de altura.

Cultivo y mantenimiento de la Malvarrosa

La  malvarrosa es una planta fácil de cultivar  y no requiere cuidados especiales.

Prefiere suelos bien drenados, ricos en materia orgánica y una ubicación soleada o ligeramente sombreada. Hollyhock también es tolerante a la sequía y al viento, lo que la hace particularmente adecuada para jardines costeros o regiones con clima seco.

  1. Siembra:  Las semillas de Hollyhock se pueden sembrar en otoño o primavera. Se recomienda sembrarlas directamente en el lugar, porque la malvarrosa no agradece ser trasplantada.
  2. Riego:  El Hollyhock requiere riego regular, especialmente en épocas de sequía. Sin embargo, es importante no regar demasiado, ya que el exceso de agua puede favorecer la aparición de enfermedades.
  3. Replanteo:  Debido a la altura del tallo, puede ser necesario replantear la malvarrosa para evitar que caiga por efecto del viento o el peso de las flores.
  4. Poda:  La poda de la Malvarrosa consiste en cortar el tallo a unos 30 cm del suelo después de la floración. Esta poda favorece la formación de nuevas ramas y prolonga la vida de la planta.
  5. Enfermedades:  Hollyhock puede ser susceptible a ciertas enfermedades, en particular a la roya y al moho. Es importante controlar regularmente los síntomas y tratar de inmediato si se produce una infección.

Usos medicinales de la malvarrosa

Además de su aspecto ornamental, la  malvarrosa tiene interesantes propiedades medicinales  , en particular gracias a su riqueza en mucílagos, una sustancia con propiedades suavizantes y emolientes.

Las flores, las hojas y las raíces de la malvarrosa se pueden utilizar en fitoterapia para aliviar diversas dolencias:

  • Trastornos respiratorios: La malvarrosa se utiliza tradicionalmente para calmar la tos, las irritaciones de garganta y las bronquitis, gracias a su acción emoliente y expectorante.
  • Problemas digestivos: la malvarrosa puede ayudar a aliviar el dolor abdominal, la hinchazón y el estreñimiento, gracias a su acción emoliente sobre las mucosas digestivas.
  • Condiciones de la piel: Las propiedades suavizantes y antiinflamatorias de Hollyhock son útiles en el tratamiento de irritaciones, quemaduras menores e inflamaciones de la piel.
    Es importante señalar que el uso de Hollyhock en fitoterapia debe realizarse bajo la supervisión de un profesional de la salud, ya que algunas personas pueden tener alergias o contraindicaciones a esta planta.

En definitiva, la malvarrosa es una planta polifacética, que seduce por su majestuosa belleza y facilidad de cultivo.

Destaca como imprescindible en los jardines y además ofrece interesantes propiedades medicinales. No dudes en adoptarlo en tu espacio verde para aprovechar sus múltiples ventajas.