Cuando prepares una tortilla o una tarta de cumpleaños, ¡no tires las cáscaras de huevo a la basura! De hecho, son muy rentables para… ¡tu jardín!

He aquí por qué deberías poner cáscaras de huevo en tu jardín:

Fertilizar el suelo

Puede usar cáscaras de huevo en su jardín como abono para aumentar los nutrientes en el suelo para fertilizarlo y evitar que se pudra. Además, forman un abono orgánico y son muy ricas en calcio, lo que es beneficioso para el suelo.

El suelo absorbe fácilmente los minerales presentes en las cáscaras de los huevos, estos no necesitan ser triturados al plantarlos ya que se descomponen fácilmente. Simplemente tire las cáscaras de huevo en el jardín o en las macetas y voltee la tierra.

cazar ciervos

Si vives cerca de un bosque o un área frecuentada por ciervos, puedes controlar las visitas inesperadas de estos majestuosos y molestos animales. Lanza cáscaras de huevo alrededor del área a proteger. Odian el olor de los huevos.

¡Esta solución los mantiene a raya, pero también puede atraer la atención de los roedores a los que les gustan los huevos!

Alimenta a los pájaros

Antes y después de la puesta, las aves tienen una gran necesidad de calcio. Puede poner cáscaras de huevo finamente trituradas en el suelo cuando llegue la primavera y el verano. Las conchas deben esterilizarse previamente pasándolas por agua hirviendo. Todos los pájaros del barrio te agradecerán tu esfuerzo.

Añadir fertilizante de “arranque”

En lugar de solo fertilizar el suelo, considere usar cáscaras de huevo al plantar semillas para darles un fertilizante “inicial”. Aquí hay dos métodos posibles:

1. Machaca las cáscaras de huevo y colócalas en el fondo del hoyo donde planeas poner la planta. Las cáscaras se descompondrán rápidamente en el suelo y proporcionarán calcio a su planta.

2. Trate de hacer un pequeño agujero en la cáscara para exprimir el huevo cuando cocine una comida. De esta forma, las cáscaras quedarán en forma de pequeñas macetas para tus nuevas semillas. Después de limpiar el interior de las cáscaras con agua caliente, pon las semillas. Una vez que las raíces se vuelvan más gruesas que sus “macetas pequeñas”, colóquelas en el suelo de su jardín.

disuadir a las plagas

Si los caracoles o las babosas entran en su jardín, los ángulos agudos de las conchas tenderán a ahuyentarlos. Acomoda las conchas en pedazos grandes. Este método es una buena alternativa a los pesticidas químicos.

Mejorar la apariencia del piso

Las cáscaras de huevo también pueden embellecer su jardín, creando contraste. Si tu familia consume una gran cantidad de huevos, esto te permitirá hacer una colección de cáscaras para triturar y esparcir en tu jardín.