Con la llegada de la temporada de verano, no más comidas pesadas y engorrosas. Aspiramos a comer cosas frescas y ligeras. Este es el momento perfecto para abastecerse de vitaminas, verduras y ensaladas gourmet, pero bajas en calorías. En verano, la lechuga, crujiente y saciante, es soberana. Iceberg, rúcula, rizado, berro, lechuga romana… ¡No hay escasez de opciones para variar sus comidas! Como beneficio adicional, sazonado con un chorrito de aceite de oliva y un poco de vinagre, va perfectamente bien con una infinidad de alimentos para ofrecerle sabrosas ensaladas mixtas. Su único problema: tiende a dorarse y echarse a perder rápidamente. ¿Cómo evitar que se marchite antes de tiempo para mantener su frescura y textura crujiente por más tiempo? Aquí está el consejo que te faltaba.

Debe entenderse que no todas las hortalizas son iguales en el campo de la conservación. Sería un error ponerlos todos en el mismo lote: de hecho, algunos son perfectamente resistentes al frío, mientras que otros pueden deteriorarse más rápidamente en un ambiente muy fresco. En otras palabras, el refrigerador no debe considerarse un cajón de sastre. ¿Qué verduras son más capaces de tolerar las temperaturas frías? Encontramos en particular lechuga y sus derivados, pero también col, espinacas, berenjenas, acelgas, nabos, rábanos, brócoli, judías verdes o pepinos. Ahora veamos cómo almacenar adecuadamente la lechuga para que se mantenga fresca durante al menos tres semanas.

¿Cómo mantener la lechuga fresca por más tiempo?

Lechuga fresca

Una vez que haya comprado su hermosa lechuga de la planta vegetal, es importante seguir algunas reglas básicas para mantenerla en casa. Tenga cuidado, esta gran ensalada verde es un terreno muy favorable para diversos patógenos, como hongos, mohos y bacterias (salmonella y E. coli). Para evitar la intoxicación alimentaria, es imperativo enjuagar bien la lechuga.

Lea también: No tire más las cáscaras de manzana: aquí hay 5 formas inteligentes de usarlas

Uno de los trucos más efectivos para mantener la lechuga en buenas condiciones por más tiempo es mantener las hojas enteras. Sin embargo, es muy importante cuidar ciertos detalles: cortar la lechuga hoja a hoja, lavarlas bien y guardarlas bien en el refrigerador en una caja hermética para alargar su vida útil. De esta manera, conseguirás una mayor higiene y en consecuencia, una mejor conservación.

El consejo extra: para lavar bien tu ensalada, sumerge todas las hojas en un bol grande lleno de agua fría y vierte medio vaso de vinagre blanco que alejará todas las impurezas. Después de 10 minutos, escurra las hojas y guárdelas en la caja hermética antes de instalarlas en la nevera.

El truco para mantener la lechuga fresca, paso a paso

El truco viral para mantener la lechuga fresca durante 3 semanas es colocarla en un recipiente de vidrio con un sello hermético y cubrirla con toallas de papel. ¡Te sorprenderá su frescura duradera!

Estos son los pasos a seguir:

  • Picar la ensalada hoja a hoja
  • Enjuague bien las hojas bajo el grifo
  • Luego colóquelos en el recipiente de vidrio con un sello hermético.
  • Limpie bien el recipiente
  • Ciérralo y dale la vuelta

Al colocar el recipiente en esta posición en el refrigerador, la toalla de papel absorberá la humedad de las hojas de lechuga para mantenerlas en perfectas condiciones por más tiempo. De esta manera, puedes disfrutarlo durante varias semanas y consumirlo cuando te apetezca. Notarás que las hojas permanecen frescas y crujientes. ¡La ventaja es que tu lechuga ya estará lavada y cortada! Bastará con tomar unas hojas para preparar deliciosas ensaladas.

Otros consejos sencillos para conservar la lechuga

Ensalada con lechuga

Puede que no lo sepas, pero hay más de cien variedades de lechuga en el mercado, como iceberg, lechuga romana, corazones de lechuga, etc. Esta verdura sana y equilibrada se caracteriza por sus hojas finas y verdes. Pero, en general, su vida útil es bastante corta. De hecho, entre la acción de la humedad y el aire, puede volverse marrón y marchitarse más rápido de lo que uno hubiera deseado. Por lo tanto, para optimizar su conservación y extender su vida útil, hay ciertas precauciones a tomar.

Lea también: Adiós malos olores de las pipas, 2 cucharas son suficientes: el ingrediente está en la cocina

Aquí hay algunos consejos que lo ayudarán a preservar su frescura lo mejor posible:

  • En la compra ya, recuerde elegir lechuga de muy buena calidad, tanto verde como fresca, especialmente no marchita. Cuanto más verdes sean las hojas, mejor.
  • ¿Acabas de instalar tu lechuga iceberg en el refrigerador? Asegúrese de que sus hojas no toquen las paredes. Para evitar cualquier inconveniente, lo mejor es colocarlo dentro de una bolsa y en uno de los cajones destinados a verduras.
  • ¿Estás acostumbrado a sacar las hojas cuando lo necesites? No recomendamos el uso de tijeras ni ningún otro utensilio. Siempre corte las hojas a mano para que no se deterioren ni se oxiden demasiado rápido.
  • Evite remojar las hojas durante demasiado tiempo. Lo mejor es  lavarlos y secarlos antes de consumirlos, a menos que ya estén algo marchitos. En este caso, puedes dejarlos en el agua unos minutos para que recuperen algo de su frescura y consistencia gracias a la hidratación.
  • En el refrigerador, nunca coloque su lechuga cerca de alimentos que emitan gas etileno, como plátanos, tomates, manzanas o peras. ¡Esta es la mejor manera de acelerar su deterioro!
  • Finalmente, nunca congele la lechuga verde, ya que las hojas pueden agrietarse, perder su textura y sabor.

Lea también: ¿Cómo saber la contraseña de la red Wifi de mi router para conectarme a ella?