Aquellos que aman la jardinería o, simplemente, se rodean de algunas plantas hermosas en casa, saben lo importante que es el fertilizante. Al enriquecer el suelo con nutrientes, hace que las plantas crezcan mejor, más rápido y, sobre todo, más fuertes y saludables.

Existe una gran variedad de fertilizantes químicos en el mercado, pero cuestan mucho y son perjudiciales para el medio ambiente. La alternativa válida es, como siempre, la natural. A continuación te explicamos paso a paso cómo preparar un abono natural en casa que dará nueva vida a tus plantas.

Fertilizante natural para plantas: ¡finalmente todo florecerá visiblemente!

Fertilizante natural para plantas

Para preparar un excelente fertilizante natural para plantas que, además, cuesta muy poco, solo necesitas agua (un litro o medio litro dependiendo de la necesidad) y harina de huesos, que puedes comprar en tiendas que venden productos para la agricultura o en internet.

 

 

La harina de huesos, rica en calcio y fósforo, demuestra ser un elixir de salud y bienestar tanto para las plantas en macetas como para el huerto y el jardín. Vierta una cucharada de este ingrediente en el agua y mezcle cuidadosamente para que se disuelva bien. Eso es todo: el fertilizante natural está listo y ya se puede usar.

Cómo y cuándo usarlo, consejos y trucos

Fertilizante natural

Después de preparar el fertilizante natural como se indicó anteriormente, todo lo que tiene que hacer es regar las plantas en él. Como te dijimos, es bueno para todos, verde y florido, interior y exterior. Se recomienda usarlo una vez al mes o, como máximo, cada 45 días. Lo ideal sería alternarlo con otro tipo de fertilizantes naturales. En cualquier caso, la harina de huesos aporta importantes sustancias beneficiosas y, en poco tiempo, verás tus plantas más sanas, fuertes y exuberantes. Además, se estimula el crecimiento y también la floración.

En definitiva, resultados sorprendentes a bajo coste y sin dañar el medio ambiente: ¿qué más se puede pedir de un fertilizante? Olvídese de los productos químicos que se encuentran en supermercados y floristerías, a menudo muy publicitados pero nunca sin efectos negativos sobre el medio ambiente. Hay sustancias naturales que pueden reemplazarlos de manera efectiva y sin contraindicaciones.

El abono natural a base de harina de huesos que acabamos de sugerirte, cuidará tus plantas y las verás como nunca antes: ¡más sanas, más bonitas y con cascadas de flores para dejarte sin palabras!