Las plantillas cálidas son esenciales en invierno. Protegen los pies de los impactos y proporcionan confort térmico durante todo el día. Algunas personas frioleras prefieren los modelos de lana y aluminio, que son a la vez flexibles y aislantes. Por otro lado, no siempre saben cómo usarlos para mantener los pies calientes.

El invierno nos obliga a  equiparnos para hacer frente al frío . Esta temporada es particularmente dura para nuestros pies. Por lo tanto, es necesario protegerlos para una mayor comodidad y, para ello, es necesario privilegiar materiales resistentes y cómodos. Las plantillas térmicas de aluminio ofrecen una mayor protección contra el frío gélido. Pero, ¿sabes cómo colocarlos dentro de tus zapatos?

¿Cómo colocar las suelas de aluminio en tus zapatos?

Como habrás entendido, las plantillas termoaislantes de aluminio son la solución ideal para protegerte del frío. A pesar de su grosor, estos accesorios cotidianos son adecuados para todo tipo de calzado. Sin embargo, existe una forma especial de fijarlos dentro de los zapatos.

  • Orientar la parte de aluminio de las suelas hacia abajo

Suelas de aluminio en botas de invierno.

pinterest-logo

Suelas de aluminio en botas de invierno. fuente: spm

Por regla general, las plantillas térmicas tienen un lado cálido de fieltro de lana, un lado de aluminio y una capa intermedia de espuma aislante. Parece lógico que la parte caliente esté orientada hacia arriba  y la parte de aluminio hacia abajo, del lado del zapato  Sin embargo, muchas personas hacen lo contrario al usar el  lado de aluminio para calentar sus extremidades.. Al proceder de esta forma, el calor de los pies queda atrapado en el interior del calzado, produciéndose una sensación desagradable y una sudoración excesiva. Por lo tanto, es más recomendable poner los pies en la parte de lana. Esto no solo calentará tus pies, sino que también absorberá eficazmente la humedad y la transpiración. La parte de aluminio evitará que el frío atraviese tus zapatos y llegue a tus pies.

¿Cómo hacer una suela con papel de aluminio?

Ahora que ya sabes cómo colocar correctamente una suela de aluminio, te será útil conocer los pasos para hacer tú mismo una suela aislante. Primero, quita la plantilla vieja de tu zapato. Agítalo para eliminar la suciedad. Luego coloque una lámina de aluminio sobre una superficie sólida (cartón por ejemplo) y ponga la suela sobre la lámina. Traza la forma de tu accesorio usando un rotulador o rotulador. Asegúrate de poner un poco de pegamento líquido en la parte inferior de la suela antes de colocarla sobre el papel de aluminio sin cortar (también puedes usar cinta de doble cara, que es más fácil de quitar). Una vez que el pegamento se seque, corta suavemente el papel de aluminio con unas tijeras, respetando el trazado que hiciste. Todo lo que tienes que hacer es colocar la suela dentro de los zapatos siguiendo el método anterior.

¿Qué suelas de zapatos elegir para el invierno?

Plantillas en botas de montaña

pinterest-logo

Plantillas en botas de montaña. fuente: spm

Algunos modelos de suelas están especialmente diseñados para proteger los pies contra el clima invernal. Al igual que las suelas de fieltro de lana o las suelas montadas en papel de aluminio, que son la opción más asequible y duradera, otro producto similar puede producir el mismo efecto. Esta es la suela de piel que soporta temperaturas extremas y proporciona un confort óptimo en el día a día. Siendo a la vez suave y gruesa,  este tipo de suela asegura una sensación de total aislamiento y agradable calidez.  El único inconveniente es que este accesorio puede desgastarse rápidamente.

Además de las plantillas térmicas, estos otros métodos protegerán tus pies del frío invernal

En invierno, los pies y los dedos de los pies pueden sufrir especialmente por el frío. La congelación puede aparecer en la piel causando enrojecimiento e hinchazón. Para evitar este tipo de molestias, es recomendable proteger los pies adoptando los gestos adecuados a diario.

Raquetas de nieve

pinterest-logo

Zapatos para la nieve. fuente: spm

Llevar un calzado adecuado  debe ser tu primera preocupación. Evita los modelos de zapatos transpirables y opta por zapatos gruesos e impermeables. También es recomendable llevar zapatos forrados en invierno. Esto mantiene tus pies en las mejores condiciones térmicas.

Usar dos calcetines  también puede ser  una opción para mantener los pies calientes . Primero póngase calcetines finos antitranspirantes y luego calcetines de lana. Esto puede ser especialmente útil para caminatas o largas caminatas en invierno. Sin embargo, evite los calcetines de algodón. Estos absorben el sudor y tardan más en secarse.

Secar los zapatos después de cada uso  también puede ayudar a proteger tus pies del frío invernal. Una vez en casa, quítese las botas y déjelas secar al aire. Es posible usar periódico para secarlos más rápido. Si queda humedad en los zapatos, puede prolongar la sensación de frío.