Es oficial, el huerto es la tendencia más de moda en jardinería en este momento y esto por varias razones. Obviamente, la economía nos obliga a buscar formas de reducir nuestras facturas y cultivar sus propias verduras puede ahorrar mucho dinero en comparación con los precios de los comestibles. Además, queremos estar seguros de que la comida que ponemos en nuestro cuerpo es lo más saludable posible. Y la mejor parte es que las verduras en el jardín simplemente saben mejor que cualquier cosa que pueda comprar en la tienda.

Si usted es como los millones de otras personas que comenzarán un huerto este año por primera vez, es probable que encuentre algunos consejos probados útiles para garantizar su éxito. Incluso los veteranos experimentados nunca se cansan de recordar los pasos más esenciales para un jardín abundante.

Un huerto es fácil de comenzar y no requiere tanto esfuerzo como podría pensar para mantenerlo creciendo. Seguir estos sencillos pasos asegurará que disfrute de los frutos de su trabajo en poco tiempo.

1) La ubicación es clave

La mayoría de las plantas vegetales crecen mejor a pleno sol. Encuentre un lugar que tenga al menos seis horas al día si es posible. Para proporcionar la máxima exposición solar a todas sus plantas, coloque las más altas, como tomates o judías verdes en el lado norte u oeste para que no den sombra a las plantas más pequeñas.

2) Se trata del suelo

El mejor suelo adecuado para las verduras incluye mucho compost y materia orgánica, como hojas compostadas y corteza envejecida triturada o triturada. Independientemente de cómo comience, incorpore suficiente materia orgánica para que el suelo enmendado no sea arenoso ni compactado.

Cuando la mezcla es buena, se une cuando la aprietas, pero se rompe fácilmente cuando se abre. Este suelo está lleno de microorganismos vivos que ayudan a nutrir sus plantas. El agua será suficientemente retenida y tampoco saturará el suelo.

3) Riegue sabiamente

Para la mayoría de las plantas vegetales, 3 cm de agua por semana, que incluye cualquier lluvia natural, es suficiente. La forma más efectiva y productiva de regar es usar tuberías de goteo. Estos proporcionan agua lentamente, en el objetivo, lo que permite que las raíces absorban la humedad y el suelo se hidrate adecuadamente y ayuda a mantener el follaje seco. El follaje húmedo durante largos períodos de tiempo puede promover enfermedades. Los temporizadores automáticos son una excelente manera de reducir el esfuerzo y la molestia de este importante paso.

4) Usa mantillo

Agregue una capa de 8 cm de cualquier mantillo orgánico alrededor de sus plantas y en las líneas de riego si es posible. El mantillo aislará el suelo, ayudando a mantenerlo más fresco en verano y más cálido en invierno. También ayuda a retener la humedad, suprimir las malas hierbas y actúa como una barrera protectora contra las enfermedades que salpican las plantas desde el suelo. Y además, el mantillo se ve muy bien en el jardín.

Conocer la fuente de su mantillo es tan importante como usarlo. Especialmente en un huerto. Algunos mantillos pueden contener cantidades inaceptables de productos químicos nocivos.

5) Sea paciente con el control de plagas

Aunque las plagas suelen estar presentes en algún momento en cualquier huerto, con paciencia, la naturaleza suele encargarse del problema. Después de todo, de todos los insectos en su jardín, solo alrededor del 3% son en realidad plagas. Mientras practique los pasos mencionados hasta ahora, ya ha tomado las medidas correctas para promover el crecimiento de plantas sanas que sean más capaces de resistir posibles invasiones de plagas.

Creo que es mejor no usar productos químicos en un huerto. En su lugar, concéntrese en cultivar plantas sanas con buen suelo y condiciones soleadas y deje que la naturaleza siga su curso. Los pesticidas sintéticos e incluso muchos pesticidas orgánicos / naturales no son selectivos, lo que significa que también matarán insectos beneficiosos.

6) No fertilizar en exceso

Demasiado fertilizante, especialmente nitrógeno (el primer número en el empaque de fertilizantes) puede promover un crecimiento verde exuberante a expensas de menos fruta y una cosecha más pequeña. El exceso de fertilizante también puede ser perjudicial para las plantas y el suelo. En su lugar, agregue tanto compost orgánico como sea posible, hasta aproximadamente el 20% de la composición total del suelo. Incorpóralo al resto del suelo y proporcionarás a tus plantas los nutrientes que necesitan para prosperar de forma natural. En otras palabras, nutre el suelo y deja que el suelo alimente a las plantas.

Si pones en práctica lo que sugerí anteriormente, tendrás un buen comienzo en tu jardín y lo prepararás para una temporada exitosa. La preparación es clave, y la recompensa es un huerto más saludable y productivo y alimentos frescos que saben mejor que cualquier cosa que pueda comprar en la tienda. ¿Qué podría ser mejor que eso?